miércoles, 31 de diciembre de 2008

(no) es otra carta de reyes.

Queridos reyes magos,

Ya que el año pasado no os escribí una carta directamente a vosotros, creo que este año voy a seguir con mi tradición de los últimos años y si que lo voy a hacer; no porque sea una interesada y quiera pediros muchas cosas, no, no, solo porque hoy pues me siento con ganas de hacerlo y no hay mejor forma que despedirse de este año repasando muchos momentos que han pasado y pidiendo nuevos para el 2009.
(Por cierto, creo que este año ni os voy a dejar galletas, ni leche ni nada porque nunca os las coméis y siempre me las encuentro rotas y todo tirado por el suelo.)

A diferencia de otros años vamos a empezar por lo material, no es que sea materialista, no, no (porque eso nunca me ha interesado), pero a quien no le hace ilusión levantarse el día 6 de enero y encontrarse un pequeño regalito, una cajita, un detallito ahí en el suelo? (¡A Todos!, no lo neguéis.) Y bueno, aunque se que este año no va a haber nada (ya estoy concienciada) porque creo que una habitación nueva ha sido mucho y todas las obras en casa también lo han sido (y porque coño!, estamos en crisis y hay que ahorrar), pues bueno, al menos que lo que pida se vaya preparando para el 2010, que a lo mejor, llega.
Quiero, quiero, quiero, (Em...poniéndonos a pedir), quiero una Wii (cómo no, cuánto tiempo llevo dando la vara con la puñetera videoconsola?), una pijada como esa que tiene la Ainara o el Octavi (porque es eso, una pijada que al fin y al cabo sirve para escuchar música), una tele para Molins (se aceptan donaciones de teles viejas pero que funcionen), y..., bueno, la verdad es que a corto plazo no me viene nada más a la cabeza. Ya informaré si se necesita algo más.

Ahora viene todo lo demás.
Quiero que para este 2009 siga habiendo súper fiestas (cenas, comidas, barbacoas, despertares en la casa de Molins, que ahora ya es casa de todos los que entran (lugar de tranquilidad, desconexión, historias, momentos, vida), que los cumpleaños se sigan celebrando allí, que nuestro delegado siga haciendo esas barbacoas tan buenas y que nosotros las sigamos comiendo. (Creo que el Lluís se merece un aplauso por ello).

Quiero también que por fin, este nuevo año me de el carné de conducir (ya que en el 2009 espero no tener que viajar al otro lado del océano, me parece que ya voy a poder ahorrar un poco más), porque al final, hasta mi hermano va a sacárselo antes que yo.

Qué decir. Este 2008 ha tenido de todo y ha pasado volando. (como todos). Pero es que ya se sabe, uno llega a unas edades que el tiempo pasa en un periquete.
Terminé segundo de carrera con un récord de exámenes en verano de la ostia, empecé el curso más temido por los estudiantes de odontología de la universidad de Barcelona, 3º de carrera (duro, duro, y quién lo iba a decir, la Clara hecha y derecha...ejem ejem..., en tercero ya...), y las cosas han vuelto poco a poco a su lugar, aunque hay muchas cosas que quedaron en el aire, todo volvió a su cauce. A pesar de ello, la gente ha crecido un poquito, se ha ido juntando con los suyos y parece que todos estemos como más dispersados, pero este 2009 (y la casa de Molins, que siempre une), va a traer cosas buenas para estas interrelaciones.

Otra cosa a subrayar en mi lista de momentos del 2008 porque considero que es una de las cosas más grandes que nunca ha hecho nadie por mi, es el hecho de que ellos cruzaran el atlántico; vinieron hasta México y consiguieron que el avión no naufragara. Un viaje que cambió muchas cosas, muchas perspectivas y muchos quehaceres, pero que aseguró aquello que una vez se dijo en un descampado de Granollers, porque un viaje como ese no se hace por cualquiera. A ellos, les quiero dar mil gracias, y aunque se que saben que los aprecio y que siempre estoy ahí, creo que las ruinas mayas, las carnes asadas en casa de los García Diaz-Barriga y las playas de Cancún había que nombrarlas. Pido para este 2009 que sigamos igual, bueno no, que sigamos mejor.

El 2008 ha traído varios reencuentros y algunas separaciones. Reencuentros más casuales con amigas y amigos de la infancia (porque aunque no os lo creáis y por mucho que diga mi compañera de prácticas, el Facebook, hace amigos, o al menos hace que se reencuentren los viejos). Que a todos aquellos que el destino nos quiera volver a unir ni que sea para tomar un café, unas bravas, o una pizza, que lo haga.
Pido para este 2009 una cena generación, que se haga de una puñetera vez! porque se lleva ya varias veces hablando de hacerse y ya se sabe, las vidas de la gente, que cuesta que coincidan. Este 2009 propósito prioritario: CENA EX DAINA.

El hombretón se fue a las bélgicas y se le echo mucho de menos aunque se han tenido noticias (no demasiadas) pero las suficientes de él y sus historias. Decirle a él que es grande y que le quiero; que para este 2009 tengo un propósito, conseguir que mi ordenador después de intentarlo una y cien mil veces (y unas cien mil veces que se ha quedado colgado), consiga grabar lo que le debo de hace 2 años.
A la niña de las Finlandias decirle que no está sola y que levante la moral, que sabe que yo la entiendo, que la quiero, que nos conocemos de hace demasiado como para andarnos con estas cosas y que puede apoyarse en mi cuando haga falta.
Decir a mi amiga de la guardería, de cines, de migas, de pueblo, de mamis, de historias, de vidas, de noches y días, que me alegro que este 2008 le haya traído lo que hacía tanto tiempo que buscaba (y yo ansiaba para ella), y le deseo que este 2009 le traiga mucha más felicidad de la que ya tiene (que con solo mirarla a los ojos ya le brillan). Que la quiero y que si antes de nacer ya teníamos un feeling especial, este feeling especial va a durar el 2009 y muchos más.
Al niño de los cornellás, deseo que en este 2009 pase de ser el chico/jefe de los recados, a ocupar el verdadero puesto que se merece y así hacer alguna cosa de provecho en el laboratorio, que el amor le sonría y que nos discutamos por muchos años más.
A mi rubio olesano de las ramblas, que aunque sabe que si me necesita, solo tiene que silvar, espero que este 2009 le vaya como nunca; que nos conocemos con lo bueno y con lo malo (y también lo malísssssimo), que este 2009 le traiga alegría, amistad (más) y un pellizco de amor. Que lo quiero un huevo.

Y otra cosa curiosa que se volvió a despertar hace pocos días; para este 2009, deseo tener más tiempo para volver a los escenarios, porque es algo que siempre tuve y retuve y tendré una espinita clavada en mi corazón hasta que no vuelva a meterme en ese mundo tan especial como es el teatro. Y es que el otro día cuando volví a verles a todos, más crecidos (unos más maduros que otros), más guapos, más diferentes, me di cuenta que hay cosas que nunca deberían perderse, que relaciones como las que un día se forjaron ahí, por mucho tiempo que pase y por mucho tiempo que haya de por medio en que estemos en off los unos con los otros, la sensación de familia ahí está. (Porque al verlos salió de mi la melancolía y una lagrimilla). Me di cuenta que hay cosas que siempre quedan pendientes y relaciones que no cambian por mucho que los años pasen.

Pido una de las muchas cosas que la gente le pide al 2009, que la CRISIS termine, que suban los salarios, que desaparezcan los despidos, que el trabajo aumente y que a mi padre le vaya mejor en la empresa.
¡Eso!, pido que mis padres sean más felices, que estén 26, 27, 28 y muchos años más juntos, que me quieran igual que siempre y que sepan que los quiero, que quiero a mi familia, que se que tengo pendiente algunas cosas y que espero que el 2009, ni que sea por culpa o gracias a unas goteras, se puedan hablar. Que a mi abuela se le quite ese dolor tan insoportable del brazo (que para mi siempre será mi abuela marchosa); que a mis tíos y primos de aquí y a los de allí les vaya mejor las cosas; que haya mucha salud para todos, ¡sobretodo eso! Que se cuiden.

Y bueno, este 2009 van haber muchas cosas nuevas, lo veo, no hace falta que las pida. Cambiarán muchas cosas de mi vida (siempre conservando las buenas del pasado) e intentaré cambiar la vida de otra personita; que ya no hará falta construir ese puente desde Sant Andreu de la Barca a Monterrey. Gracias a todos los que quisisteis ayudarme y donasteis un ladrillo para ello, pero ha visto que Barcelona es la mejor ciudad del mundo para vivir y hacer su vida. Sabe que le quiero y sabe que haría cualquier cosa por y para hacerle feliz. Pido para él y para su familia que el tiempo les de lo que realmente se merecen.

En fin queridos reyes magos, aunque este año parece que me excedido bastante, espero que (a pesar de la crisis), este 2009 hayan muchos regalos y deseos cumplidos.

Muchos besos.
Clara.


PD. ¡FELIZ AÑO A TODOS!

2 comentarios:

Rubio Olesano dijo...

Gracias titi por acordarte de mi!, solo decirte que yo tb te quiero un monton i que espero que alguno de tus deseos se haga realidad, a i que por aqui olesa los reyes han traido una cajita (un detalle) ya te lo daré un abrazo

P.D.: (no es la wii, no ha caido xD), no te hagas ilusiones sorry

alea dijo...

Lee, mi amiga, lee. Y cierra los ojos. Y cuando todo vuelva a su ser...sentiras y veras...y si alguna vez hay que decidir, decidiras. Mientras, aunque quizas por egoismo.....el dia a dia nos acompaña.